La lactancia no sale sola

 

¿Por qué es necesario preparar la lactancia? ¿No es algo instintivo que tenemos gravado y surge sólo? ¿Acaso no es natural y la naturaleza es sabia?

 

Eso creía yo cuando tuve a mi primer hijo. Y la realidad no tardó ni dos días en demostrarme cuán equivocada estaba. Mi lactancia fue un rotundo fracaso y lloré mucho por ello. Y fue la causa de que me sintiera muy triste y descolocada en mi posparto.

 

Pero vamos a empezar por el principio.

 

Siguiendo la corriente de nuestra cultura occidental, las mujeres ya no vivimos en comunidades pequeñas donde nuestra sabiduría era compartida con la convivencia y el devenir natural de nacimientos y crianzas. Con ello, las mujeres hemos perdido nuestra vía de aprendizaje: la imitación, el contacto, el ver hacerlo.

 

No sólo eso, sino que las mujeres de nuestra familia, nuestra madre, nuestras tías y hermanas, seguramente no dieron de mamar a sus hijos o lo hicieron por poco tiempo. Por tanto, nosotras no lo hemos visto y ellas carecen muchas veces de la más mínima idea de lo que es criar con lactancia materna. Así que no pueden ayudarnos.

 

Durante décadas, se ha interrumpido el relevo entre generaciones. Se nos hizo creer que la leche de fórmula era mucho mejor para el bebé que la nuestra, y nosotras dimos por hecho que eso era verdad y que nuestros cuerpos no eran suficientemente buenos. Como si la humanidad no se hubiera multiplicado gracias a nuestra leche durante miles y miles de años. También se nos hizo creer que eso de dar la teta estaba desfasado o que era propio de clases sociales pobres.

 

¿Y cómo consiguieron en pocas décadas casi acabar por completo con la lactancia después de decenas de miles de años?

 

Pues porque la lactancia es instintiva para el bebé. Para el bebé es puro instinto de supervivencia, grabado a fuego en su cerebro más antiguo. Pero no para nosotras.

 

Para nosotras dar el pecho a nuestro bebé es un fenómeno biocultural. No instintivo. Así que cambiando la cultura, la mentalidad, las creencias, cambian los hábitos de crianza y amamantamiento. Así de simple.

 

Por eso, si queremos dar el pecho hoy día, debemos prepararnos para recuperar la grieta que han sufrido generaciones anteriores.

 

La manera de prepararse para la lactancia no es con técnicas ni ungüentos. Sino con información y tribu. 

 

Es decir, el pecho físicamente, no hay que prepararlo con nada. No hacen falta cremas para el pezón, ni comer nada especial, ni son necesarias técnicas para extraer el pezón… Nada.

 

Lo que hace falta es información y unirse a grupos de apoyo, a grupos de madres que ya estén dando el pecho. Para que veas cómo se hace, cómo se coge al bebé, qué hacer ante las posibles dificultades, qué soluciones ves que toman las distintas madres. A ver qué te explican. Qué dicen. Que veas con quien te identificas más, que vayas teniendo una idea de cómo te gustaría a ti ser madre y por qué, para qué.

 

Así te vas haciendo madre.

 

Porque no nacemos madres, y no nos convertimos automáticamente en madre al parir un hijo. Al parir a tu hijo, tú has nacido como madre, pero ahora toca crecer y desarrollarse y convertirse en esa madre que quieres ser. Y ya te digo desde ahora, que es un camino precioso pero que no acaba nunca y no está exento de dificultades.

 

Dificultades que te harán mejor persona, mejor mujer, mejor madre. Eso es lo que queremos en Tribu Posparto.

 

P.D. Comparte este post con aquellas mujeres que creas que les iría bien esta información ya sea porque van a ser madres pronto, porque quieren serlo o ya lo son. Unas nos potenciamos a las otras.

Informadas, en red y empoderadas!

 

No Comments

Post A Comment

¿Quieres estar informada de nuevas entrevistas y artículos?

* indicates required

TRIBU POSPARTO usará esta información para enviarte nuevos contenidos vía Email.

Puede cambiar de opinión haciendo clic en el enlace darse de baja que hay en el pie de página, o poniéndose en contacto con nosotros al info@tribuposparto.com.

Usamos MailChimp como nuestra plataforma de comercialización. Al hacer clic a continuación para suscribirse, usted acepta que su información se transfiera a MailChimp para su procesamiento. Conozca más sobre las prácticas de privacidad de MailChimp aquí.

0